jueves, 12 de enero de 2017

PGR halla 23 mdp en efectivo en escondite de Javier Duarte en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En cajas de cartón abandonadas en una casa de la colonia Del Valle, en esta capital, la Procuraduría General de la República (PGR) halló 23 millones de pesos en efectivo, presuntamente propiedad del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Según la dependencia, las cajas fueron encontradas durante el cateo que elementos de la corporación realizaron el pasado 16 de diciembre en el número 1233 de la calle Amores, casi esquina con Tlacoquemécatl, en la delegación Benito Juárez.

De acuerdo con su reporte, probablemente Duarte de Ochoa no pudo llevarse las cajas al momento de su huida, presuntamente a Guatemala.

El cateo de aquel viernes comenzó minutos después de las 12:00 horas. Al menos 15 agentes armados llegaron en cinco camionetas y dos automóviles al sitio. Durante más de cuatro horas, permanecieron herméticos dentro del condominio horizontal que contiene 10 casas.

Sin aparentes detenciones, lo único que se registró fue que en una de las camionetas blancas subieron algunas cosas y documentos dentro de bolsas.

Fuente :  Proceso  




Posted via Padre 5anto

Los pobres serán los más afectados por el alza en los combustibles, señala académico

Periódico La Jornada
Miércoles 11 de enero de 2017, p. 6
El aumento al precio de las gasolinas traerá como consecuencia el deterioro de la calidad de vida de los más pobres, alrededor de 40 por ciento de la población, ya que deberán erogar 18 mil 768 millones de pesos más al año tan sólo en transporte y alimentos, explicó Genaro Aguilar, académico de la Escuela Superior de Economía, del Instituto Politécnico Nacional.
El gasto combinado en alimentos y transportes representa, en las familias más pobres, 42.4 por ciento de su gasto total, mientras en las familias más ricas es de apenas 27.2 por ciento, señaló en un análisis del impacto del gasolinazo en los hogares pobres.
A pesar de lo que dicen autoridades, cualquier aumento al precio del transporte, derivado del incremento en el precio de las gasolinas, afectará proporcionalmente más la estructura del gasto de los hogares más pobres que la de los más ricos, indicó
Las familias más pobres de México tienen una estructura de consumo altamente dependiente de gastos en transporte y alimentos. Es cierto que los más pobres consumen menos gasolina que los más ricos, pero ese combustible consumido por los que menos tienen (a través del gasto en transporte humano y en transporte de alimentos) es un rubro muy elevado en el gasto de estos hogares.
Actualmente 46.2 por ciento de la población vive en pobreza (55.3 millones de mexicanos), la cual gasta 72 mil millones de pesos en alimentos y 21 mil 761 millones en transporte. Con el aumento de 20 por ciento en el precio de las gasolinas, que se traslada directamente a los precios de los productos finales, entonces el costo total para el 40 por ciento de la población, que es la más pobre, será de 18 mil 768 millones de pesos al año, precisó el investigador.
Sólo por gasto directo en transporte, de la casa al trabajo o a la escuela, las familias más pobres tendrán que pagar, a partir de este año, 4 mil 352 millones de pesos más. De ese tamaño es el golpe al ingreso de los más pobres, concluyó.

Fuente :  La Jornada  



Posted via Padre 5anto

El colmo de la dependencia a EU es que México, país petrolero, le compre gasolina

Actualmente, México está ubicado dentro de los 10 productores de petróleo más importantes del mundo y es el tercero más grande del continente americano. Pero, contrario a la dirección del viento, este país petrolero está próximo a iniciar un nuevo negocio ­–uno más– con quien hoy le cierra las puertas: Estados Unidos. A nueve días de ser el nuevo Presidente de aquel país, Donald Trump no ha modificado sus objetivos que van en contra de México.

Y aquí, a pesar de los marcados niveles de pobreza, el Gobierno decidió adelantar un año la liberalización del mercado de las gasolinas, lo que generó un descontento generalizado por tratarse de un golpe certero a la economía de las familias mexicanas.

El escenario está puesto. Pemex está disminuido y su recuperación está en manos de la iniciativa privada. Para aminorar el impacto del gasolinazo, dos estados ya analizan la posibilidad de importar gasolinas estadounidenses porque son más baratas, pero esa es una historia que en el modelo económico mexicano reciente, no es nueva.

Ciudad de México, 12 de enero (SinEmbargo).- Fueron muchas las cosas que México dejó de hacer o que su modelo económico no contempló durante décadas. A pesar de múltiples tratados y reformas, no hay un sector productivo nacional que responda de manera inmediata a las necesidades que traerá el nuevo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

México apostó por una política comercial y descuidó su planta interna. Hasta el petróleo, que en 1938 fue expropiado al ser considerado un bien estratégico para el desarrollo de la nación. Pero frente a lo que se viene, México no podrá contar con su petróleo a pesar de estar dentro de los 10 productores más importantes del mundo y ser el tercero más grande a nivel continente, luego de Estados Unidos y Canadá.

A lo externo se suma ahora la crisis interna que desató el “mega gasolinazo”, anunciado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) el pasado 28 de diciembre y que entró en vigor el 1 de enero. El aumento de 20 por ciento en el precio de las gasolinas dio a los miles de inconformes un cuestionamiento: ¿es una medida justa para un país petrolero?

La causa del enojo por el alza a los combustibles se debe al contraste con el salario y los niveles de pobreza. El precio de la gasolina tiene un efecto multiplicador, que al incrementar, desata una cadena de aumentos que para la población no pasó desapercibido.

El pasado martes, los gobernadores de Chihuahua y Nuevo León, Javier Corral Jurado y Jaime Rodríguez Calderón, anunciaron que analizan la posibilidad de comenzar a importar gasolinas de Estados Unidos para “ablandar el golpazo” que traería el aumento del precio de gasolina a las entidades.

Esa decisión se enmarca justo en el momento en que México debe dejar de depender de Estados Unidos, ya que la dependencia de alimentos y de sus plantas maquiladoras, por ejemplo, están en duda de acuerdo con los planes de Trump de acabar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y de cobrar impuestos más altos a las empresas estadounidenses que tengan plantas aquí.

La decisión de los gobernadores, de acuerdo con especialistas consultados por SinEmbargo, es factible e incluso acertada, y abre también oportunidades para Pemex que debe tomar desde ya para poder gozar de los beneficios a largo plazo.

Pero coincidieron en que el hecho de que el país petrolero compre gasolinas a un país que le compra grandes cantidades de barriles, es la consecuencia de muchas decisiones certeras que no se tomaron en su momento.

Sobre si es el mejor momento para que México sume otra dependencia en Estados Unidos, Adrián Duhalt Gómez, profesor de la Universidad de las Américas Puebla e Investigador asociado al Centro México de la Universidad de Rice, considera que el contexto económico provoca que no lo sea, pero la decisión es el resultado de una combinación de factores, “entre los que están la insuficiente inversión en refinación, políticas publicas inadecuadas que poco hicieron por mejorar la calidad del transporte público en el país, y el no haber reformado el sector energético a tiempo.
“Estamos enfrentando las consecuencias de no haber tomado las decisiones necesarias cuando debimos”, agregó el académico.

Fuente :  http://www.sinembargo.mx/12-01-2017/3135301

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...